Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Más de 250 priistas exigen la renuncia de Alejandro Alito Moreno

Más de 250 prominentes miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI) han firmado un pronunciamiento público exigiendo la renuncia del actual dirigente nacional, Alejandro Alito Moreno, en medio de una profunda crisis interna que enfrenta la histórica agrupación política.

El documento, publicado en diversos medios de circulación nacional, incluye las firmas de expresidentes, exgobernadores y militantes destacados del PRI. Entre los firmantes se encuentran figuras prominentes como Dulce María Sauri, Enrique Ochoa, Pedro Joaquín Coldwell, José Antonio González, Francisco Labastida y Enrique de la Madrid.

Los priistas que suscribieron el documento solicitan no solo la renuncia de Alito Moreno, sino también el aplazamiento de la XXIV Asamblea Nacional del partido. Argumentan que es necesario que se produzca una separación inmediata de la actual dirigencia debido a la severa crisis por la que atraviesa el partido.

Además, se propone la formación de un Consejo Político Nacional integrado por expresidentes del PRI y cuadros con reconocida trayectoria y prestigio. Este consejo tendría la tarea de establecer una dirigencia interina que pueda conducir los trabajos necesarios para la renovación de los órganos del partido.

La crisis en el PRI se ha intensificado con el debate sobre la reelección de Alejandro Moreno como presidente nacional. Recientemente, un órgano del partido abrió la posibilidad de modificar los estatutos para permitir que tanto el presidente nacional como la secretaria general puedan reelegirse hasta por tres periodos consecutivos de cuatro años.

Alejandro Moreno, conocido como Alito Moreno, fue elegido presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en agosto de 2019. Desde entonces, su gestión ha estado marcada por tensiones internas y críticas sobre la dirección y el futuro del partido, especialmente después de los resultados adversos en varias elecciones recientes.

La situación actual refleja una profunda división dentro del PRI, con distintas facciones disputando el control y la dirección del partido en un momento crucial para su futuro político y electoral.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *