Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Raquel Serur Smeke, embajadora de México, declarada ‘Non Grata’ por Ecuador

CDMX a 5 de abril, 2024.- En un giro inesperado que tensa las relaciones diplomáticas entre México y Ecuador, el gobierno ecuatoriano ha declarado persona «non grata» a Raquel Serur Smeke, embajadora de México en Quito. Esta decisión responde directamente a los comentarios realizados por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, acerca del proceso electoral ecuatoriano de 2023, que culminó con la victoria de Daniel Noboa del partido Acción Democrática Nacional (ADN).

 

El origen de esta controversia se remonta a las declaraciones de López Obrador en su conferencia matutina del 4 de abril de 2024, donde hizo una comparación entre las elecciones ecuatorianas y la situación electoral en México. El mandatario se refirió específicamente a Luisa González, candidata del Movimiento Revolución Ciudadana y protegida del expresidente Rafael Correa, quien lideraba las encuestas antes del asesinato de Fernando Villavicencio, candidato presidencial vinculado a acusaciones de narcotráfico y supuestos nexos con el Cártel de Sinaloa.

 

López Obrador criticó la influencia de los medios de comunicación en el cambio de tendencia electoral post asesinato de Villavicencio, sugiriendo un «ambiente enrarecido de violencia» orquestado para beneficiar a Noboa. Estos comentarios han llevado al gobierno ecuatoriano a tomar medidas diplomáticas, subrayando su rechazo a las afirmaciones que, según ellos, podrían confundir al electorado y afectar la imagen del proceso electoral.

 

La Cancillería de Ecuador, en un comunicado difundido a través de sus redes sociales, reiteró su compromiso con los principios de respeto mutuo que deben regir las relaciones internacionales, según lo establecido por la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. La situación pone de manifiesto la delicada naturaleza de las declaraciones políticas y su potencial para incidir en las relaciones entre naciones.

 

La declaración de la embajadora Serur Smeke como persona «non grata» no solo marca un punto de inflexión en las relaciones México-Ecuador, sino que también sirve como recordatorio de la importancia del diálogo respetuoso y la diplomacia en la política internacional. Este incidente abre el debate sobre la influencia mediática en los procesos electorales y la responsabilidad de los líderes políticos en sus comentarios públicos.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *